Seleccionar página

Tener la casa de nuestros sueños es mucho más que elegir una vivienda, decorar las paredes y pagar la hipoteca. Se supone que en nuestra casa vamos a vivir muchos años y debe gustarnos sí o sí, pero también es conveniente que sea sostenible, nos permita ahorrar energía y sea cómoda y segura. Estos son sólo algunos de los beneficios de una casa sostenible y por ello no está de más que antes de comprar una propiedad consideres la posibilidad de que sea de sostenible.

Los beneficios de una casa sostenible

Según la RAE la sostenibilidad significa lo siguiente:

Qué es compatible con los recursos de que dispone una región, una sociedad, etc.

Desde del punto de vista de la construcción, la sostenibilidad consiste en tener en cuenta los resultados económicos en el largo plazo.

Y es que los conceptos de sostenibilidad y desarrollo sostenible se enmarcan dentro de una perspectiva económica que abarca la importancia de no saquear los recursos del planeta y aprovechar que la explotación de los mismos crezca sin poner en riesgo ni los recursos, ni la zona donde están estos.

Y es que la diferencia entre la construcción clásica y la sostenible son las consideraciones económicas a largo plazo. De hecho, mientras que la construcción tradicional tenía en cuenta las consideraciones económicas al usar materiales baratos y de poca calidad, la construcción eficiente se define por combinar eficiencia y calidad en el largo plazo a un coste asumible para el constructor y el cliente.

Es decir, este modelo de construcción permite un aprovechamiento adecuado de los recursos y materiales al no agotarlos y dejar que estos respiren.

La moda de la sostenibilidad no viene de ahora, ya hace unos años existía una gran preocupación por minimizar el impacto ambiental negativo proveniente de la construcción.

Sin embargo, estas prácticas sostenibles se siguen realizando en la actualidad y en diferentes sectores, no sólo en el mundo del ladrillo.

Esto es debido a los efectos globales de las políticas consumistas y de fomentar un modelo de negocio y desarrollo basado en la sobreexplotación.

Sin embargo, la sostenibilidad aplicada al mundo de la construcción ofrece unas ventajas que van más allá del ahorro y la eficiencia económica a largo plazo.

Los beneficios de una casa sostenible son tangibles para sus usuarios, además de un ahorro, comodidad y ejemplo para el resto de personas.

Estas ventajas de una casa sostenible son:

  • Comodidad. Esto se debe a que estas casas conservan mejor la temperatura interna gracias a la aplicación de técnicas de conservación de temperatura, el uso de materiales aislantes y eficiencia energética, lo que permite ahorrar energía y conservar el calor. La comodidad de una casa caliente y que el calor no se va de ella es un punto muy favorable e importante de lo que parece.
  • Ahorro. La conservación energética conlleva un ahorro económico en la factura de la luz al evitar pagar de más la electricidad y la calefacción.
  • Una casa más barata. Muchas de las casas sostenibles son casas modulares y de autoconstrucción que son más baratas que una tradicional. Eso sí, las técnicas eficientes también se pueden aplicar en todo tipo de viviendas.
  • Respetable con el medio ambiente. El uso de materiales eficientes como ladrillos, piedra y hormigón se hace de forma que no perjudique el precio final ni la calidad del resultado final.

¿Cómo se aplica la sostenibilidad en la construcción?

Nosotros como usuarios pocas cosas podemos hacer con respecto al mercado para paliar los defectos de una construcción excesiva y que en muchos casos ha conllevado que se hagan casas en sitios naturales y protegidos como parques naturales y a pie de costa.

Sin embargo, sí hay cosas que podemos hacer y una de ellas es tener cuidado con lo que compramos. De igual forma que algunas marcas han retirado ciertos alimentos a consecuencia de que los clientes han protestado y dejado de consumir, por ejemplo, el aceite de palma, lo mismo sucede con la construcción.

El público tiene el poder de elegir cómo quiere sus viviendas, pero estas pueden hacerse de una forma respetuosa con el medio ambiente. Y es que los efectos de la sostenibilidad son a largo plazo por eso a veces son difíciles de ver en el corto y medio plazo.

Para que una construcción sea eficiente debe cumplir algunas de las siguientes normas:

  1. Aprovechamiento de materiales reciclados. Se le puede dar nueva vida a materiales que de otra forma acabarían en la basura. Un ejemplo son los objetos decorativos que se hacen con pales de madera de la construcción. Otras ideas son la transformación de cristales para usar azulejos de adorno, o la construcción de suelos mediante el uso de madera recuperada.
  2. Las técnicas de eficiencia y ahorro aprovechan las ventajas que ofrece la luz natural. De todos es bien sabido que la luz es el mejor antidepresivo que existe. De ahí que muchas viviendas se construyan teniendo en cuenta el aprovechamiento de la luz natural con la apertura de espacios y ventanas aislantes.
  3. Usar la energía solar o térmica. La utilización de placas solares o técnicas como la geotermia además de ahorrar tiempo y dinero hacen que una casa se considere sostenible. De hecho, si una casa incorpora alguna de estas técnicas sube puntos en la calificación de la certificación energética.
  4. Se puede incorporar en cualquier habitación y estancia. Aunque una vivienda antigua haya sido diseñada con materiales poco sostenibles puede convertirse en sostenible si nos decidimos a hacer pequeños cambios en paredes, suelos, techos y demás superficies. Y es que como comentábamos al inicio, una vivienda sostenible es aquella en la que nos sentimos cómodos y a gusto.
  5. Analizar el ciclo de vida de una vivienda mediante el uso de la metodología y la aplicación de las normas NE EN ISO 14040:2006 y UNE EN ISO 14044:2006.
  6. Los procesos de construcción deben tener en cuenta la aplicación de medidas sostenibles en todas las fases de construcción, pasando por el diseño y acabando en el montaje. De esta forma, reducimos el impacto ambiental al tener todas las fases de montaje cubiertas.

La ecoeficiencia y las casas sostenibles hacen que sus usuarios mejoren su calidad de vida tanto a nivel laboral como en el caso de las instalaciones y oficinas que también incorporen estas prácticas sostenibles.

Y estas son todas las ventajas y beneficios de una casa sostenible, así que si estás pensando en comprar una casa sostenible ya sabes y no dudes en hacerlo. Si quieres conocer y ver modelos de casas no dejes de visitar nuestros proyectos.

¡No olvides visitar nuestra web, publicamos noticias interesantes del mundo de la construcción moderna todos los meses!