La preocupación por el medio ambiente llega a todos los ámbitos y sectores de la sociedad, también al ladrillo y por ende a la industria inmobiliaria. Y es que el sector de la construcción es responsable del 20 por ciento de las emisiones de los gases que calientan la atmósfera. De ahí que se estén diseñando edificios descarbonizados que ayudan a minimizar estas emisiones responsable del calentamiento global.

Y es que el auge de la economía sostenible también llega a la construcción con estas viviendas que apenas emiten estos gases. Estos edificios se llaman descarbonizados y son una nueva tendencia ya que además de ser eficientes en términos energéticos contaminan poco y se caracterizan por usar energía renovable.

Pero, ¿en qué consisten exactamente estos edificios descarbonizados y cómo encajan dentro de los planes de los gobiernos y administraciones en el llamado Proyecto 2050?

A esta pregunta y muchas más intentaremos darle respuesta en este artículo.

¿Qué son los edificios descarbonizados?

Tal y como indica el nombre los edificios descarbonizados son aquellos que no tienen carbono, el principal gas responsable de las emisiones contaminantes a la atmósfera que provocan el aumento de la temperatura en el planeta.

Por lo tanto, las viviendas descarbonizadas son aquellas cuyas emisiones se han reducido a 0 o como mínimo lo más cercano a esta cifra.

Para lograrlo se realiza mediante la combinación de diferentes técnicas de energía sostenible, materiales de construcción, un diseño inteligente y materiales que contaminan poco.

La suma de todos estos elementos ayuda a que las viviendas y edificios que sean construidos de esta forma tengan emisiones cero o cercanas a este número. El objetivo de esta meta es avanzar en las políticas de sostenibilidad urbana marcadas por Europa.

Esto entra dentro de las leyes sancionadas por la Unión Europea, un ejemplo de ello es la normativa llamada Directiva (UE) 2018/844 de eficiencia energética de edificios que modifica la anterior ley o Directiva 2010/31/UE relativa a la eficiencia energética de las viviendas.

Estos avances legales se parecen a las mismas medidas que se han hecho con los automóviles. Es decir, se quiere conseguir que se produzcan vehículos que contaminen lo menos posible (gracias a los eléctricos) y así reducir el parque de coches contaminantes.

Lo mismo se quiere hacer con las viviendas. Esto se debe a que contaminan, sí, por lo visto todo contamina, edificios incluidos, pero en este caso no es que lo hagan, sino cómo y cuánto.

¿Cuánto contaminan los edificios descarbonizados?

Aunque parezca mentira las viviendas contaminan y mucho. Esto se debe a que consumen mucha energía. De hecho, en Europa los edificios gastan alrededor del 40 por ciento de la energía del continente.

Esto se debe a que nuestras necesidades requieren de electricidad, gas y combustible para satisfacer la demanda de calefacción, refrigeración y energía que necesitamos para vivir.

Los usuarios finales, es decir los ciudadanos, consumimos en torno a un 50 por ciento de la energía total producida. De ésta alrededor del 80 por ciento va destinada a edificios, casas y pisos.

El problema no es la energía consumida, es que mucha de la consumida es poco eficiente y se pierde en el camino ya que no todos los edificios son eficientes.

Por todo ello, la Unión Europea se ha planteado medidas para rehabilitar edificios y normas para mejorar la eficiencia energética.

¿Qué es el proyecto 2050?

Las medidas anteriormente mencionadas tienen una fecha límite para que se cumplan, el 2050. Sin embargo, hay otra fecha importante marcada en el calendario, esta es 2030.

Y es que los objetivos de las Administraciones son varios, reducir la dependencia energética de combustibles fósiles (carbón y petróleo) y hacer edificios más eficientes para que consuman menos.

Por todo ello, se busca no sólo edificios eficientes energéticamente hablando, sino que sus materiales y transporte de los mismos sean lo menos contaminante posibles.

Esto consigue la descarbonización de los edificios. Y aunque de momento hay pocos de ellos, al menos al 100 por ciento sin carbono, sí se están aumentando el número de edificios que contaminan poco y cumplen con los requisitos que piden las autoridades y gobiernos.

Un ejemplo son los edificios o casas pasivas de las cuáles hemos contado sus ventajas en anteriores artículos.

Uno de los beneficios de estos edificios es que contaminan poco. Lo mismo sucede con las formas de fabricación como la construcción industrializada ya que puede adaptarse para ser hogares energéticamente eficientes.

De hecho, los hogares descarbonizados pueden adoptar diferentes formas, pueden ser pasivos o PassivHaus, hogares inteligentes, modulares o una combinación de ellos. Y es que da igual si la casa o edificio adopte una tecnología u otra si cumple varios requisitos, uno de ellos es que nos guste para vivir en ellos y otro es que contaminen poco.

Formas de descarbonizar las viviendas

Afortunadamente, la buena noticia es que se puede contaminar poco en el sector del ladrillo si se recurre a tecnologías eficientes. Antes hemos hablado de algunas de ellas, pero vamos a entrar en detalle.

Descarbonizar los edificios significa reducir la huella de carbono de los mismos. Es decir, minimizar el impacto ambiental de las viviendas, casas y pisos y para ello hay varias formas.

O bien aprovechas el diseño de los edificios para que sean poco dependientes de energía o bien usas materiales bien aprovechados, incluso una combinación de estas dos técnicas.

Por ejemplo, las casas modulares pasivas cogen todo lo bueno del diseño pasivo y la colocación de una serie de aspectos como los materiales, de una óptima ubicación de la casa y una adaptación del diseño según el clima. Si a ello se le suman las técnicas, productos y la modularidad se consiguen viviendas con un impacto ambiental reducido.

Ejemplos de construcciones que contaminan poco:

  • Casas inteligentes.
  • Viviendas modulares pasivas.
  • Casas prefabricadas.
  • Hogares modulares o realizados de forma industrializada.

En definitiva, cualquier tipo de vivienda puede ser descarbonizada si tiene como objetivo ser más eficiente y depender lo menos posible de energías fósiles.

Esperamos haberos aclarado en qué consiste el proyecto 2050 y qué son los edificios descarbonizados.

En el caso de que queráis seguir informados sobre todo lo referente a urbanismo ecológico, viviendas modernas o ecología en el hogar os recomendamos que sigáis leyendo nuestro blog que tratan todos estos interesantes temas y muchos más.

Pin It on Pinterest