Seleccionar página

La arquitectura moderna evoluciona según las necesidades de la sociedad. Y es que si hace unos años se consideraba que las casas prefabricadas eran una opción poco resistente, además de poco personalizadas, lo cierto es que las casas modulares de hormigón, entre otras clases de viviendas modulares, han revolucionado el sector inmobiliario y arquitectónico.

Por ello, y para explicar todas sus ventajas y características en el artículo de hoy vamos a hablar de las casas modulares de hormigón, una especie de viviendas parecidas a las prefabricadas, pero con notables diferencias.

¿En qué consisten las casas modulares de hormigón?

Una casa modular no deja de ser una especie de casa con elementos prefabricados, sin embargo, esto no significa que sea prefabricada. Todo lo contrario, es una vivienda que tiene lo mejor de ambos mundos, nos referimos a los prefabricados y a las casas de toda la vida.

¿Cómo es posible aunar lo mejor de las casas prefabricadas y una vivienda clásica? La respuesta es fácil, los módulos y la forma de construcción. Gracias al diseño en forma de piezas o módulos es posible reducir el tiempo de montaje, además de poder realizar una personalización difícil de conseguir con los edificios que pueblan en las ciudades.

Los inmuebles y bloques que se construyen en la actualidad están sujetos al gusto y diseño de los constructores y arquitectos que los diseñan. Esto limita bastante las posibilidades de encontrar una vivienda que nos convenza y nos guste.

Pero, además incluye la desventaja de que el tiempo de construcción es superior al de una casa modular que suele ser de apenas un par de meses. Las casas modulares de hormigón permiten un montaje fácil ya que está diseñada a base de elementos prefabricados.

La ventaja de estos elementos es que pueden ser de distintos materiales desde acero, madera, contenedores y por supuesto hormigón. En este caso, el hormigón es un material que cuenta con una serie de ventajas (seguridad, estabilidad y en función del fabricante, el precio) a diferencia de la madera y el acero.

La resistencia, facilidad de montaje y unión con los cimientos posibilita que muchas empresas usen este sistema para poner a la venta casas modulares de hormigón.

¿Cuáles son las ventajas y características de las casas modulares?

Lo primero de todo es desmitificar una falsa creencia, y es que las casas modulares de hormigón u otra clase de materiales requieren de los mismos permisos de construcción que una vivienda normal.

Y es que mucha gente piensa que por ser una casa a piezas o módulos cuenta con permisos diferentes. La realidad es bien diferente, ya que efectivamente una casa modular debe pasar por los mismos requisitos legales que un inmueble normal. Es decir, necesitas contratar un aparejador o arquitecto, además de tener un proyecto de obra que esté aprobado por el municipio correspondiente y se ajuste a su política urbanística.

Por supuesto, también es necesario pagar los impuestos correspondientes y realizar la escritura en el notario una vez tenemos toda la documentación aprobada y todos los impuestos pagados.

Pero lo bueno de las casas modulares es que son una alternativa interesante a la construcción convencional. Sin duda, una de sus mayores ventajas es el precio y la personalización.

Vamos a comenzar por el precio, la diferencia con un inmueble es notable. Mientras que una casa normal de unos 100 metros se puede conseguir a partir de unos 120.000 euros, una casa modular es posible a partir de 75.000 euros.

Estos precios son orientativos y una media aproximada. Esto se debe a que ambas construcciones varían su presupuesto en función de los materiales, el tamaño, las habitaciones, los acabados, etcétera.

La ventaja de las casas modulares es el precio barato al usar piezas prefabricadas (módulos) que se hacen en serie al igual que los coches. De ahí que el precio medio de los costes sea inferior al de una casa convencional.

Este sistema es bastante nuevo y comienza a ser una tendencia en el mercado. Además, la ventaja es que se puede realizar en construcciones pequeñas y medianas para conseguir edificios relativamente baratos, aunque limitados a superficies pequeñas.

De momento no es apto para su uso en edificios de 10 plantas o grandes construcciones. Sin embargo, se puede usar sin problemas en pequeñas parcelas en residencias o en terrenos particulares.

Otro aspecto positivo de las casas de hormigón es que se adaptan en cualquier superficie y lugar sin importar las condiciones climáticas. El hormigón es un material que aguanta bien tanto los climas fríos como los cálidos y apenas se nota la diferencia ni necesita mantenimiento.

En cambio, la madera requiere diferentes tratamientos para conservarse en buen estado y evitar la humedad. Al mismo tiempo, el hormigón permite la aplicación de  distintas técnicas de aislamiento en función del tiempo y la humedad del lugar de residencia.

Lo único necesario para el montaje de estas viviendas es contar con una superficie cimentada que soporte el peso de la vivienda. Lo mismo sucede con los suministros externos, y es que debemos contar con los gastos de distribución del agua, la luz, el gas y el saneamiento que deberían estar listos en el momento de la colocación de la casa.

La personalización de las casas modulares

El resto depende de nosotros, tanto el diseño, el aspecto y el tamaño son totalmente personalizados. Otro punto positivo de las casas modulares es el tiempo de fabricación que puede llevar de dos a cuatro meses de media.

La mayor parte del tiempo pasa a la hora de decidir en el catálogo los elementos que queremos colocar y llevar a cabo los trámites y permisos (informe de obra, notario, arquitecto, pago de impuestos, etcétera).

Una vez entendemos las características de estas viviendas (flexibilidad, ahorro de tiempo y dinero, personalización) que están a medio camino entre una casa prefabricada y una vivienda clásica podemos valorar comprar casas modulares de hormigón o no.

Y es que uno de los grandes puntos positivos y por los que mucha gente se está decantando por este sistema, es la posibilidad de construir la casa de nuestros sueños diseñando las habitaciones y espacios a nuestro gusto y medida.

Finalmente, añadir que el uso de materiales y procesos entra dentro de la categoría de urbanismo ecológico ya que la producción de los módulos reduce las emisiones de partículas contaminantes al minimizar los costes y el tiempo de producción.

Además, un apunte necesario es que los módulos se pueden añadir y quitar a nuestro gusto. De esta forma, si somos una pareja podemos hacer una casa más pequeña y ampliarla en el futuro en el caso de que vayamos a tener hijos. ¡Y es que las casas modulares de hormigón se adaptan a las personas y no al revés!